Menú anterior

Nosotros/Pareja:
Acuerdos entre la pareja: normas y autoridad

pdf

familia“A nosotros esto de ponernos de acuerdo con las normas en casa nos costó muchísimo… Cuando uno decía “no” el otro se lo permitía. Poco a poco nos fuimos poniendo de acuerdo en algunas cosas porque veíamos que la niña cada vez se portaba peor. Fue un acierto, no es fácil ponerse de acuerdo y sobre todo, llevarlo a la práctica, pero una vez conseguido son solo ventajas. Os animo.”

Mamá y papá: un gran equipo

Ponerse de acuerdo en las normas que tiene que haber puede resultar complicado. Tu pareja y tú sois diferentes, venís de familias distintas y habéis recibido una educación diferente. Lo que para uno es claramente algo que vuestros hijos e hijas no deben hacer, puede que para la otra parte no sea tan grave. Lo que habéis vivido marca mucho cómo os desenvolvéis en vuestro papel de padres y madres.

Otras veces se tiene la sensación de que negarle algo a vuestro hijo o hija no es justo, que ya tiene bastante con ser sordo y que quizás, si le decís que “no”, os vaya a querer menos. Todas estas ideas las han tenido muchas familias, padres y madres de hijas e hijos sordos y oyentes. Es normal que cueste, y que más de una vez os llevéis un disgusto por no poneros de acuerdo. Desde aquí os queremos contar las ventajas que tiene que seáis un equipo y sobre todo, daros las herramientas necesarias para que lo podáis llevar a cabo. Seguro que ya hay muchas cosas que estáis haciendo muy bien.

¡Manos a la obra!

1. Antes de empezar

Ser un equipo y estar de acuerdo en las normas de la casa es algo muy beneficioso…

Mamás y papás
Habrá veces que uno diga una cosa y otro le contradiga, es normal que esto ocurra. Intentad que en las cosas más importantes estéis de acuerdo y veréis que, poco a poco, os vais poniendo de acuerdo en el resto de cosas.

2. Una buena manera de empezar

Las normas sí funcionan cuando:

¿Qué ha aprendido toda la familia?
Este esfuerzo que hacéis para ser un equipo en el que estáis de acuerdo en lo esencial traerá grandes beneficios para toda la familia. Acordar las normas de casa es el primer paso para que funcionen.Vuestros hijos e hijas crecerán sabiendo que hay unas normas en casa que es importante respetar para que la convivencia sea un éxito. Aprender esto es algo que les servirá para toda la vida: vivimos en una sociedad con normas, donde no está permitido hacer siempre lo que queramos. Aprender esto desde pequeños es ir ensayando para cuando sean mayores.

Hablan las mamás y los papás...

Su padre me decía que, como era sordo, había que ser más blandos con él. Nos costó llegar a un acuerdo pero al final lo conseguimos

Como ya hemos ido viendo, la sordera no es ninguna “excusa” para que vuestro hijo o hija no haga lo mismo que la mayoría de niños y niñas de su edad: no porque sea sordo o sorda hay que darle todo lo que os pide. Decirle que “no” es también una forma de quererle. Que aprenda que no puede tener todo lo que quiere es muy importante: la vida está llena de cosas que aunque las quiera no las podrá tener.

No dejéis de consultar el siguiente apartado donde os damos muchas ideas para que esto de las normas sea algo sencillo. Mi hijo de 0-6 años > Educar en casa > Poner límites y dar normas

Nos dimos cuenta de que le sobreprotegíamos y su hermana mayor empezó a tener celos

Es importante que las normas que hay en casa sean iguales para todos y todas, no porque sea sordo o sorda hay que consentirles más cosas o tener un trato diferente. De esta forma evitaremos que entre los hermanos y hermanas surjan celos y envidias. Vuestros hijos e hijas, sordos y oyentes, necesitan las mismas cosas: seguridad, cariño, normas, atención y sentirse importantes en la familia.

No dejéis de consultar el siguiente apartado. Mi familia> Hermanos > Normas y premios para todos

Me paso el día fuera de casa por el trabajo, y cuando la veo me siento culpable por regañarla

Es muy normal que en ciertas situaciones os resulte difícil regañarles o ponerles normas porque no les veis, porque pasáis poco tiempo con ellos y ellas o incluso porque sois padres separados y ¡cómo le vais a decir que no a lo que os pida! Tenéis que convenceros de que decir “no” es una forma de decirles “te quiero”. Esa rabieta que ha cogido por no haber podido tomar el helado antes de comer terminará olvidándola, pero lo que recordará es la seguridad que le transmite papá y mamá, que saben lo que se puede hacer y lo que no.

Mi madre vive en casa y a veces le deja hacer cosas que nosotros le prohibimos

Está claro que la forma de educar de papá y mamá y la de los abuelos y abuelas es diferente. Por lo general, estos últimos suelen ser más permisivos y consienten más cosas “a su nietecita”. Esto no es negativo y sin duda vuestro hijo o hija aprenderá que en casa de la abuela hay unas normas y en vuestra casa otras. Pero cuando viven en casa y para facilitar la convivencia es importante que os pongáis de acuerdo. Pedidles colaboración para que en casa vuestros hijos e hijas sepan que lo que dicen mamá y papá hay que cumplirlo.

En el apartado Cuando la abuela y el abuelo viven en casa os contamos situaciones como esta y muchas ideas para que la convivencia sea todo un éxito.

Mi familia > Los abuelos > Cuando la abuela y el abuelo viven en casa

A veces esto de poner normas es complicado: hay días que llegas cansado o más nervioso y claro, cuesta más

¡Y no pasa nada! Está claro que lo mejor es ser constantes en las normas pero si alguna vez se os pasa tampoco pasa nada, la próxima vez lo haréis mejor. Intentar que en aquellas normas elegidas actuéis igual y que aprenda que su comportamiento tiene consecuencias es lo realmente importante. Cargaos de paciencia y perdonaos estas veces en las que no sale como hubieseis querido. Seguro que la próxima sale mucho mejor.

Hasta que nos pusimos de acuerdo yo era la "blanda" y mi marido el "duro"

Las niñas y niños son muy observadores y en seguida se dan cuenta de quién es el “poli bueno” y el “poli malo” en casa: a quién pedir el juguete, con quién es mejor no intentarlo, a quién de los dos llorarle para comer ese pastel… Es normal que uno de los dos sea más permisivo o que el otro piense que es mejor un poco de “mano dura” pero llegar a un punto medio donde os encontréis cómodos ambos es posible y os traerá muchas alegrías. Como hemos estado viendo, invertir tiempo para hablar de cómo queréis la educación de vuestras hijas e hijos (normas, consecuencias, cuándo ser más permisivos…) es la mejor forma de que vayáis siendo un gran equipo. Es muy normal que os cueste poneros de acuerdo en todas y cada una de las cosas que hacen vuestros hijos e hijas. Lo importante es que habléis de estas diferencias sin los peques delante para evitar que vean que no hay acuerdo. Seguro que lo conseguís.

Por mi experiencia creo que es necesario sentarse con la pareja para tratar el tema de las normas

Como ya hemos visto, es normal que tu pareja y tú tengáis ideas diferentes sobre cuál es la mejor manera de educarles. En realidad no hay una “mejor manera de educar” ya que cada familia es diferente a la otra. Lo que sí es muy positivo es que os sentéis a hablar sobre las normas que queréis que haya en casa. Este es un paso sencillo que seguro que os evitará problemas a la hora de enseñárselas. Además, si vuestros hijos e hijas os ven como un equipo, terminarán aprendiendo que eso no se hace, ni con mamá ni con papá.

Algunas buenas ideas

Puedes consultar más aspectos de la lengua de signos en Diccionario y también en lengua de signos y lengua oral.

Mi hijo de 0-6 años > Comunicación> Lengua de signos y lengua oral

¿No te ha quedado claro?
No olvides que puedes consultarnos en el apartado Pregúntanos. Además en la colección de DVD Mi hijo sordo podrás ver aspectos relacionados con las niñas y niños sordos en estas edades.

Ver Materiales.
subir
FacebookTwitter